Cables

En el mundo existen millones y millones de cables, por definición hablamos de un conjunto de conductores de cierto material el cual se recubre de plástico u otro material aislante para resguardar la conducción de electricidad. Básicamente el principal material de ellos es cobre, aunque también se puede utilizar el aluminio.

La capa de aislamiento desde ya varía en función a la tensión y los niveles el cual transmite, y sorprendentemente puede ser superior a los 5 centímetros. Además, otro elemento de cualquier cable de calidad es la capa de relleno, la cual envuelve a los conductores para evitar que la corriente eléctrica salga fuera del circuito.

Otro elemento a tener en cuenta es la tensión, las cuales pueden ser de baja, media y alta (superando los 770kv), y sus usos por demás variados. Sin embargo en este blog básicamente nos ocuparemos de lo que respecta al uso cotidiano.

Allí podremos ver varias opciones, y basta con mirar un poco alrededor de nuestro hogar. Un cable HDMI, otro VGA, uno COAXIAL, entre otros más que permiten el correcto funcionamiento de los aparatos eléctricos los cuales utilizamos.

La importancia de la calidad de los cables realmente cambia trascendentalmente según la necesidad que tengamos. Un ejemplo simple pero conciso es el de los cables HDMI, donde la mayoría son utilizados para transmitir señales entre los 2 y 3 metros de distancia. Para esa longitud no hace falta gastar una fortuna en algo de máxima calidad ya que la señal no se perderá, sin embargo en el caso de querer transmitir a más de 5, 10 o inclusive más metros deberíamos empezar a considerar la inversión que realicemos en él. Los extremos tampoco son lo ideal, algo sumamente barato podrá fallar, o simplemente romperse, por lo que para este caso entre los 5 y 10 dólares ya conseguiremos algo aceptable para los 2 y 3 metros.